The National Assembly of Nicaragua has recently passed legislation declaring Corn Islands a new Marine Protected Area (MPA) under the category “Seascape and Landscape Protected Area.” This declaration comes as result of the work done by Nicaraguan authorities, the Municipal government of Corn Island, and the Bluefields Indian and Caribbean University (BICU) working in partnership with the Wildlife Conservation Society (WCS).

The Corn Islands are an archipelago off of Nicaragua’s Caribbean coast composed of two islands and banks, with substantial mangroves, coral reefs, seagrasses, sponges, and a diversity of marine wildlife including hawksbill turtles and hammerhead sharks. The Corn Islands’ healthy coral reefs and mangroves act as natural barriers during hurricane seasons, are the basis for a growing tourism industry, serve as nurseries for threatened species, and protect fisheries that are key for food security for the people living on the islands.

The new protected area’s “core” zone (the zone with the most stringent fishing regulations) is 166 square miles, of which 4.7 square miles are coastal and mangrove areas, and 161 square miles are marine and encompass key coral reef areas. The MPA’s 2,477 square mile “buffer” zone (the zone which regulates human activities more widely) protects important seagrass ecosystems that serve as foraging areas for marine turtles, as well as areas important for local fisheries focused on conch and lobster.

The WCS Honduras-Nicaragua binational program carried out the legal analysis to propose the Corn Islands as a marine protected landscape, according to Nicaraguan Legislation. A key WCS partner, Bluefields Indian and Caribbean University (BICU) was instrumental in realizing the MPA. A large part of the process, extensive community and stakeholder consultations, allowed diverse groups to come together to agree on the zoning proposal. This process ultimately led to strong support from all necessary decision makers and participants, including local government and community leaders. In the end, participants aligned around the multiple, tangible benefits that marine conservation has for local communities.

“Caribbean island communities rely on healthy, resilient coral reefs and mangroves, and the thriving biological diversity in these coastal ecosystems,” said Karen Joseph, WCS Marine Coordinator in Nicaragua. “The intent to protect and maintain these important areas is a sign of great commitment to nature, and we commend the people of the Corn Islands, local and national government, and supporting partners at Bluefields Indian and Caribbean University for taking action in the conservation of their natural resources.”

We wish to congratulate the Nicaraguan authorities for this decision and especially the municipal government of Corn Island, the Regional authorities from Autonomous Region of South Caribbean of Nicaragua (La Región Autónoma de la Costa Caribe Sur – RAACS), and our partners at BICU for this great achievement.

Efforts to establish the new Corn Islands Protected Marine Landscape were generously supported by donors to the WCS Marine Protected Area Fund (MPA Fund).

Through research, educational outreach, policy development and capacity building, the WCS Nicaragua Program works in close collaboration with local communities, institutions and authorities to protect threatened marine wildlife and a healthy ocean supporting healthy people.

Nueva Área Marina Protegida en Nicaragua: Archipiélago de las Islas del Maíz declarado “Paisaje Marino Protegido”

  • Ubicada a 83 km de la costa de Nicaragua en el Mar Caribe, la nueva protección para las Islas del Maíz preservará los manglares, mejorará los arrecifes de coral y los recursos pesqueros, y proporcionará un marco legal más sólido para proteger los humedales continentales críticos para el suministro de agua dulce.
  • La nueva AMP alberga muchas especies marinas amenazadas, incluidos tiburones martillo, tortugas carey y corales negros.
  • La voluntad política, la participación de la comunidad y los investigadores marinos dedicados hicieron posible esta última AMP del Caribe.
  • La declaración del AMP de las Islas del Maíz contribuye a expandir el número de AMP en el Caribe y ayuda al Nicaragua a cumplir con las metas del Convenio sobre la Diversidad Biológica, del cual es miembro, incluidas las metas actuales y la meta 30×30 que se espera que se adopte el próximo año.

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó recientemente una legislación que declara a las Islas del Maíz como una nueva Área Marina Protegida (AMP) en la categoría “Área protegida de paisajes marinos y paisajes”. Esta declaración surge como resultado del trabajo realizado por las autoridades nicaragüenses, el gobierno municipal de las Islas del Maiz y la Bluefields Indian and Caribbean University (BICU) en colaboración con la Wildlife Conservation Society (WCS).

Las Islas del Maíz son un archipiélago frente a la costa caribeña de Nicaragua compuesto por dos islas y bancos, con importantes manglares, arrecifes de coral, pastos marinos, esponjas y una diversidad de vida silvestre marina que incluye tortugas carey y tiburones martillo. Los arrecifes de coral y manglares saludables de las Islas del Maíz actúan como barreras naturales durante las temporadas de huracanes, son la base de una industria turística en crecimiento, sirven como criaderos de especies amenazadas y protegen las pesquerías que son clave para la seguridad alimentaria de las personas que viven en las islas.

La zona “núcleo” de la nueva área protegida (la zona con las regulaciones pesqueras más estrictas) es de 43,054 hectáreas (430 km2), de las cuales 1,240 ha (12.4 km2) son áreas costeras y manglares, y 41,818 ha (418.18 km2) son marinas. que abarca áreas clave de arrecifes de coral. La zona de “amortiguamiento” del AMP (la zona que regula las actividades humanas de manera más amplia, incluida la pesca de arrastre de fondo) de 641,696 hectáreas (6,416.9 km2), protege importantes ecosistemas de pastos marinos que sirven como áreas de alimentación para las tortugas marinas, así como áreas importantes para las pesquerías locales. sobre caracol y bogavante.

El programa binacional WCS Honduras-Nicaragua realizó el análisis legal para proponer las Islas del Maíz como un paisaje marino protegido, de acuerdo con la legislación nicaragüense. Un socio clave de WCS, Bluefields Indian and Caribbean University (BICU) jugó un papel decisivo en la realización del AMP. Una gran parte del proceso, las amplias consultas con la comunidad y las partes interesadas, permitió que las diversas partes interesadas se reunieran para acordar la propuesta de zonificación, lo que en última instancia condujo a un fuerte apoyo de todos los tomadores de decisiones y participantes necesarios, incluidos el gobierno local y los líderes comunitarios. Al final, los participantes se alinearon en torno a los múltiples beneficios tangibles que la conservación marina tiene para las comunidades locales.

“Las comunidades de las islas del Caribe dependen de arrecifes de coral y manglares saludables y resistentes, y de la próspera diversidad biológica de estos ecosistemas costeros,” dijo la coordinadora marina de WCS Nicaragua, Karen Joseph. “La intención de proteger y mantener estas áreas importantes es una señal de gran compromiso con la naturaleza, y felicitamos a la gente de las Islas del Maíz, al gobierno local y nacional y a los socios de apoyo de la Bluefields Indian and Caribbean University por tomar medidas en la conservación de sus recursos naturales.”

Deseamos felicitar a las autoridades nicaragüenses por esta decisión y en especial al gobierno municipal de las Islas del Maíz, a las autoridades regionales de La Región Autónoma de la Costa Caribe Sur – RAACS, y a nuestros socios en BICU por este gran logro.

Los esfuerzos para establecer el nuevo Paisaje Marino Protegido de las Islas del Maíz fueron generosamente apoyados por donantes del WCS Marine Protected Area Fund (Fondo MPA).

WCS (Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre) MISIÓN: WCS salva la vida silvestre y los lugares salvajes en todo el mundo a través de la ciencia, la acción de conservación, la educación y la inspiración de las personas para que valoren la naturaleza. Para lograr nuestra misión, WCS, con sede en el Zoológico del Bronx, aprovecha el poder de su Programa de Conservación Global en casi 60 naciones y en todos los océanos del mundo y sus cinco parques de vida silvestre en la ciudad de Nueva York, visitados por 4 millones de personas anualmente. WCS combina su experiencia en el campo, zoológicos y acuarios para lograr su misión de conservación.

A través de la investigación, la divulgación educativa, el desarrollo de políticas y el desarrollo de capacidades, el Programa WCS Nicaragua trabaja en estrecha colaboración con las comunidades, instituciones y autoridades locales para proteger la vida silvestre marina amenazada y un océano saludable que apoya a las personas saludables.