The following statement was released today from the Wildlife Conservation Society on the WHO-China report listing scenarios for the emergence of SARS-CoV-2 (scroll down for Spanish version):

Said Dr. Christian Walzer, chief global veterinarian for the WCS:

“The WHO-China report confirms that SARS-CoV-2 is of zoonotic origin and that its most likely pathway into humans was from an animal reservoir (highly likely bats and some other mammals) transmitted via an intermediary host through a spillover event into humans.

“While there remains a need for more investigation, we are not surprised about the wildlife origin referenced in the report and we know enough to act now to reduce risks of future zoonotic pandemics. Some 60 percent of emerging infectious diseases reported globally are zoonoses, causing about 1 billion cases of human illness and millions of deaths every year. Of the more than 30 new human pathogens detected in the last three decades, 75 percent have originated in animals. Importantly, research has shown zoonotic-origin pathogens increase along the supply chain from source to market.

“As in previous zoonotic coronavirus spillover events of global concern, a bat species is most likely the evolutionary host to the on-going SARS-CoV-2 pandemic. The report also suggests that not all the first human cases were linked to the seafood market in Wuhan, China, but linked to other similar markets and large wildlife farms, including fur farms.

“While more inquiry will and must continue into the SARS-CoV-2 outbreak, we understand enough to take action to prevent future zoonotic outbreaks. There is no time to hesitate on how governments must respond to prevent the next pandemic.

“The ultimate playbook to prevent the next zoonotic pandemic is specifically outlined in The Berlin Principles (issued in  2019) which is based on the widely accepted One Health Concept. Governments and policy makers must recognize and take action as The Berlin Principles emphasize ‘to retain the essential health links between humans, wildlife, domesticated animals and plants, and all nature; and ensure the conservation and protection of biodiversity, which interwoven with intact and functional ecosystems provides the critical foundational infrastructure of life, health and well-being on our planet.’

“We must acknowledge the basic tenet that the more we destroy and intrude on nature, the more likely zoonotic spillovers will occur. Zoonotic spillover events and subsequent outbreaks are inevitable, as the interfaces between wildlife and humans increase, primarily due to deforestation and agricultural expansion.

“Further, we cannot prevent another zoonotic pandemic if governments do not work to end both trade in live wildlife and wildlife markets for human consumption. That includes animals bred for wild meat and other purposes in commercial wildlife farms as well as those taken directly from the wild. The industrialization of wildlife production in captive facilities is clearly a significant threat to human health. Most importantly, these steps would significantly reduce the risk of future zoonotic transmission while also safeguarding resources for the many Indigenous Peoples and local communities (IPLCs) around the world who rely on wild meat for their own nutritional health and well-being.

“To prevent future major viral outbreaks such as the COVID-19 outbreak, impacting human health, well-being, economies, and security on a global scale, WCS recommends stopping the trade and sale of wild meat and live wildlife for human consumption in urban and peri-urban  markets, whether they are supplied from wildlife farms or wild caught.

“Rigorous enforcement of existing laws, regulations, and international treaties that deal with wildlife trade and sale in urban markets is critical and necessary, but this is simply not enough. A new paradigm is needed if we are to avoid a pandemic such as the one we are experiencing today. Like China and some other countries, leaders around the globe need to take aggressive steps to stop the sale of wildlife in urban markets and the trade that supplies them.

Background:

The 2019 Announcement on Berlin Principles

US Legislative Effort and How You Can Make a Difference: Protect Wildlife. Protect Us

Wildlife Conservation Society (WCS, por sus siglas en inglés) emite una declaración sobre el informe de la Organización Mundial para la Salud (OMS)-China sobre el SARS-CoV-2

La declaración que encontrará a continuación fue publicada el 30 de marzo 2021 por WCS con relación al informe OMS-China sobre el SARS-CoV-2.

El enlace a la sala de redacción de WCS está AQUÍ.

Nuestro hilo de Twitter sobre la declaración está AQUÍ.

 

WCS emite una declaración sobre el informe OMS-China sobre el SARS-CoV-2

 

No hay tiempo para dudar acerca de cómo los gobiernos deben responder para prevenir la siguiente pandemia zoonótica

 

“Si bien aún hace falta más investigación, no nos sorprende el origen zoonótico al que se hace referencia en el informe. Sabemos lo suficiente para actuar ahora y reducir los riesgos de futuras pandemias zoonóticas”, sostuvo el Dr. Christian Walzer,  Director Ejecutivo del Programa de Salud de WCS.

 

Contactos:

Stephen Sautner,ssautner@wcs.org; +1 908-247-2585

Mary Dixon,mdixon@wcs.org; +1 347-840-1242

 

Nueva York, 30 de marzo 2021 

La siguiente declaración fue publicada el 30 de marzo por WCS acerca del informe OMS-China que enlista posibles escenarios para la aparición del SARS-CoV-2:

El Dr. Christian Walzer, Director Ejecutivo del Programa de Salud de WCS, dijo:

“El informe OMS-China confirma que el SARS-CoV-2 tiene un origen zoonótico y que su vía más probable hacia los humanos fue desde un reservorio animal (como los murciélagos, principalmente, y algunos otros mamíferos) transmitido a través de un huésped intermediario mediante un evento de desbordamiento hacia los seres humanos.

“Si bien aún hace falta más investigación, no nos sorprende el origen zoonótico al que se refiere el informe. Sabemos lo suficiente para actuar ahora y reducir los riesgos de futuras pandemias zoonóticas. Cerca del 60% de las enfermedades infecciosas emergentes que se reportan mundialmente son zoonosis, lo que provoca alrededor de 1 billón de casos de enfermedades humanas y millones de muertes cada año. De los más de 30 nuevos patógenos humanos detectados en las últimas tres décadas, el 75% son de origen animal. Además, la investigación ha demostrado un aumento en los patógenos de origen zoonótico a lo largo de toda la cadena de suministros, desde su origen al mercado.

“Al igual que en anteriores eventos de desbordamiento de coronavirus zoonótico de interés mundial, una especie de murciélago es probablemente el anfitrión evolutivo de la pandemia de SARS-CoV-2 en curso. De la misma manera, el informe sugiere que no todos los primeros casos humanos se vincularon con el mercado de mariscos en Wuhan, China, sino también a otros mercados de animales y a grandes granjas de vida silvestre, incluidas las granjas de pieles.

“Si bien se realizarán y deberán continuar más investigaciones sobre el brote de SARS-CoV-2, entendemos lo suficiente como para tomar medidas y prevenir futuros brotes zoonóticos. No hay tiempo para dudar acerca de cómo los gobiernos deben responder para prevenir la siguiente pandemia.

“El último manual estratégico para prevenir la siguiente pandemia zoonótica está específicamente descrito en Los Principios de Berlín (2019), basados en el concepto One Health (Una Salud). Los gobiernos y los responsables políticos deben reconocer y tomar acción tal como enfatizan Los Principios de Berlín  ‘para conservar el enlace esencial entre la salud humana, de vida silvestre, animales domésticos y plantas, y de toda la naturaleza, y asegurar la conservación y protección de la biodiversidad, que se entrelaza con ecosistemas intactos y funcionales, y proporciona la infraestructura fundamental para la vida, la salud y el bienestar de nuestro planeta.’

“Debemos admitir el principio básico de que mientras más destruyamos e importunemos a la naturaleza, es más probable que ocurran desbordamientos zoonóticos. Los eventos de desbordamiento zoonótico y los brotes subsecuentes son inevitables, tal como el aumento en la interrelación de la vida silvestre y los humanos, principalmente, debido a la deforestación y la expansión de la frontera agrícola.

“Y aún peor, no podemos prevenir otra pandemia zoonótica si los gobiernos no trabajan para terminar tanto con el comercio como con los mercados de vida silvestre para consumo humano. Esto incluye la cría en granjas comerciales de animales silvestres para consumo humano y otros propósitos, como la extracción directa de la naturaleza. La industrialización de la producción de vida silvestre en cautiverio es una amenaza significativa para la salud humana. Estas medidas reducirían de forma significativa el riesgo de futuras transmisiones zoonóticas y, al mismo tiempo, protegerían los recursos para muchos pueblos indígenas y comunidades locales (PICL, por sus siglas en inglés) que dependen de la carne silvestre para su propia salud y bienestar nutricional.

“Para prevenir brotes futuros y más grandes incluso que el COVID-19, que impacten la salud humana, las grandes economías y la seguridad a escala mundial, WCS recomienda detener el comercio y la venta de carne silvestre y el consumo humano de vida silvestre en mercados urbanos y periurbanos, ya sea que provengan de granjas de vida silvestre o sean capturados en la naturaleza.

“Es necesaria y crucial una ejecución rigurosa de las leyes y las regulaciones existentes y de los tratados internacionales que tratan el comercio de vida silvestre y la venta en mercados urbanos, pero aun así no es suficiente. Se necesita un nuevo paradigma si queremos prevenir una pandemia como la que experimentamos hoy en día. Al igual que China y otros países, los líderes mundiales necesitan tomar acciones agresivas para detener el comercio de vida silvestre en mercados urbanos y el comercio que los abastece”.

Contexto:

 

El anuncio de Los Principios de Berlín de 2019

 

El esfuerzo legislativo de Estados Unidos y cómo hacer una diferencia: Protejamos la vida silvestre. Protejámonos

 

Wildlife Conservation Society (WCS)

MISIÓN: WCS protege la flora, la fauna y los lugares silvestres de todo el mundo mediante la ciencia, medidas de conservación, educación e inspirar a las personas a valorar la naturaleza. Para lograr su misión, WCS utiliza la capacidad de su Programa Global de Conservación en casi 60 naciones, en todos los océanos del mundo, y en sus cinco parques de flora y fauna silvestre en la ciudad de Nueva York, que son visitados por 4 millones de personas todos los años. WCS combina su experiencia en el campo, en zoológicos y en acuarios para lograr su misión de conservación. Visite nuestro sitio web: newsroom.wcs.org. Síganos en las redes sociales: @WCSNewsroom. Para más información, llame al: +1 (347) 840-1242.